06/11/2014
por Esteban Peicovich
1 Comentario

El huevo de la vida

Que todo lo que sucede es símbolo es tan cierto como que el agua es líquida y que además moja. Si no lo apreciamos es porque somos aburridos y nos gusta más repetir ganso que variar persona. La distancia entre uno y otro es estelar. La que va de vociferar “maradó”, maradó” a preguntarse “¿Ser o no ser?”. Hasta el Papa la pifia. Dice “¡Cuiden a Cristina!” en vez de “¡Cuiden a Margarita Barrientos!”. Continuar leyendo →