Gana el Diablo

¿Qué es más difícil? ¿Crear una oreja humana a partir de células madre y mantenerla “viva” dentro de un ratón…o que los argentinos aprendan a quererse? Lo primero ya se logró. Lo segundo está por verse. La vez que a José Mujica le buscaron la lengua para que nos analizara opinó que los peronistas son matones, los radicales nabos, Cristina araña, y ante la pregunta del millón, no pestañeó:

–¿Que pienso de los argentinos? Que no se saben querer.
Seguir leyendo “Gana el Diablo”

¡ 86 !

Desde este niño perplejo que permanece intacto en mi,
agradezco las amistosas palabras que me hacen llegar.
Va mi abrazo y el deseo de que no defraudemos a 2016.

E.P

Haciendo tiempo

Cada tres meses una citación altamente sensible sacude mi biografía: debo ir en persona a probar que estoy vivo. Levemente kafkiano este acto tiene lugar en un Banco y como ya se instaló en mi costumbre lo asumo con calma. De acudir o no, depende cobre una flaca jubilación que me obliga a no desactivarme. Este certificado de supervivencia que impone el Ansés es, seguro, un adelanto de la civilización. Y, su instancia decisiva se asienta, como digo, en esta trimestral obviedad: demostrar que estoy vivo. Seguir leyendo “Haciendo tiempo”

Primavera, vení

Vaya tiempo plomo. La primavera se empacó y solo asoma en el deseo. La lluvia de promesas que sacude al país inflacionó al invierno y demoró su arribo. Justo en medio del mayor espectáculo cívico, se nos retrasa la alegría del jazmín. Es natural entonces que se propague la dominguitis que embarga a candidatos y apostadores. La historia (siempre escrita antes de suceder) da poco a los que sueñan. Deben moverse con cautela para evitar pasos en falso antes de entrar en la gatera de las urnas.

Intoxicados por el desgaste electoral los seis rivales no se soportan ni a si mismos. Abusaron de los más bellos adjetivos. No dejaron tiempo futuro de los verbos sin usar. Vaciaron el diccionario. Del otro lado, la previa de los votantes tampoco ha sido cómoda: debieron escucharlos. Seguir leyendo “Primavera, vení”